Nagasaki: 74 años después de la tragedia de la bomba atómica

El bombardeo de Nagasaki se cobró casi por entero vidas civiles. 

La ciudad japonesa de Nagasaki conmemora hoy 9 de agosto el 74 aniversario del ataque nuclear que sufrió en 1945. A las 11:02 horas de aquel día, el bombardero B-29 Bockscar arrojaba sobre la ciudad la bomba Fat Man, más potente que la empleada tres días antes en Hiroshima, dejando como saldo la muerte de 74.000 personas entre el segundo que comenzó el ataque y los cinco meses posteriores.

A diferencia de Hiroshima, donde fallecieron 20.000 soldados nipones, el bombardeo de Nagasaki se cobró casi por entero vidas civiles, ya que solo 150 de los fallecidos eran personal militar. No obstante, los más de 75.000 supervivientes, los llamados hibakusha, sufrieron heridas prácticamente irreversibles.

La devastación de Nagasaki fue ignorada por el presidente de Estados Unidos, Harry Truman, en su discurso del 9 de agosto donde anunció los planes de reconstrucción de posguerra.

En un instante

“Todo sucedió en un instante”, recuerda Yoshida, uno de los hibakusha, que se encontraba a medio kilómetro de la explosión. “El calor era tan intenso que me acurruqué como un calamar seco”. La onda expansiva le alcanzó en el costado derecho y salió despedido cuarenta metros. Aterrizó sobre un arrozal, con la cara y medio cuerpo achicharrados.

Quienes se encontraban en el epicentro de la explosión resultaron vaporizados en menos de tres segundos por temperaturas de hasta 4.000ºC. Cientos de personas en el radio más inmediato salieron despedidas por vientos de hasta 500 kilómetros por hora. El estallido rompió ventanas a diez kilómetros de distancia.

“Cuerpos ennegrecidos cubrían el suelo. Los supervivientes se tambaleaban entre las ruinas entre gritos de dolor, con su piel colgando como una sábana. La mayoría de la gente permaneció en silencio. Muchos simplemente cayeron muertos justo donde se encontraban”, contó Yoshida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here