Psic. Janet Oliveros: “La ansiedad es una emoción que no está bien canalizada”

Psicóloga Janet Oliveros / (Foto: Adrianna Muro)

Para la especialista, la angustia se expresa a través de conductas o síntomas físicos.

La psicóloga Janet Oliveros, en el programa “En Tu Hogar”, explicó que los trastornos de ansiedad en los niños son manifestaciones de pesares como miedo, temores o angustias, que están ligados con los trastornos de depresión, los cuales se manifiestan a través de conductas o síntomas físicos como dolores de cabeza y, a nivel gástrico, como el aflojamiento del estómago o dolores gástricos.

“El estrés es el estímulo [de la ansiedad] que puede ser interno o externo, según si lo estamos viviendo interiormente. Es a consecuencia de una emoción que no se ha resuelto y vendría a ser una emoción que no está bien canalizada, por que todos experimentamos preocupación y tensión”, afirmó.

Tambien indicó que todas las personas podemos padecer un grado de ansiedad, pero cuando esto se transforma en un trastorno causa un gran dolor, porque la persona sufre cada vez que está bajo presión o cada vez que tiene problemas emocionales, personales o familiares, causando un cúmulo de síntomas como dolores de cabeza, musculares, sudoración, bloqueos del habla en público, entre otros, que más adelante pueden transformarse en fobias.

“Son diferentes situaciones y hay diferentes dificultades de ansiedad que con el tiempo pueden transformarse en algunas fobias, por ejemplo en los niños, a quienes es importante enseñarles que expresen sus emociones”, mencionó.

Para la psicóloga, es importante valorar lo que sienten los menores en casa ante alguna de estas situaciones para que no tengan la dificultad de expresar sus sentimientos; ya que, en los adultos, lo más complicado es superar los sentimientos desagradables.

Asimismo, recalcó que para poder ayudar al menor que tiene trastorno de ansiedad es importante trabajar el vínculo con los padres o tutores, ya que muchas veces en ese vínculo se puede encontrar el desarrollo del miedo, el estrés y el desarrollo de las fobias.

No necesariamente todos los niños con este padecimiento deben ser medicados, porque con un buen tratamiento psicológico de una escuela cognitiva o humanista o gestáltica, donde trabajan el manejo de las emociones, el niño va a lograr superar los temores que puede estar experimentando, pero es importante trabajar con los tutores de los niños para que le brinden la calma necesaria de su medio exterior y aprendan a enfrentar los temores que los acongojan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here