Un 6 de agosto de 1824 se libró la batalla de Junín

Se trató de la primera batalla con la que el Perú fue consolidando definitivamente su independencia, lograda finalmente en diciembre. 

Cada 6 de agosto se recuerda la batalla de Junín, la primera de las dos contiendas libradas en 1824 que sellaron la independencia del Perú, proclamada tres años atrás, y el fin del dominio español en América del Sur. El ejército patriota estaba liderado por el libertador Simón Bolívar, y el realista o español, por el general José de Canterac.

Antecedentes y preparación de la batalla

El libertador Simón Bolívar / (Foto: Libro “Discursos”, de Simón Bolívar)

Si bien la independencia del Perú había sido proclamada el 28 de julio de 1821 por el general José de San Martín, quien había propiciado el retiro de los españoles de muchas partes del Perú, estos todavía contaban con un ejército poderoso de 20,000 hombres en la sierra central y sureña para ese momento. Tras el retiro de San Martín en 1822, Simón Bolívar tomó el control del proyecto libertador en el país, tras haber independizado el Virreinato de Nueva Granada, el cual comprendía los actuales países de Venezuela, Colombia y Ecuador.

En 1824, Bolívar estaba decidido a derribar la colonia española, y desde la sierra norte, fue armando a su ejército, reuniendo 8,000 hombres, una cantidad menor a comparación de las fuerzas virreinales. Sin embargo, estas sufrieron la baja de 4,000 miembros, debido al pase del general Pedro Antonio Olañeta al bando patriota. Entonces ya con 12,000 hombres, Bolívar decidió emprender una campaña inicial, contra las tropas del general José de Canterac, ubicadas entre Jauja y Huancayo, dentro del actual departamento de Junín.

Durante los primeros días de agosto, tanto Canterac como Bolívar, y sus respectivos hombres, avanzaban hacia Jauja, pero finalmente se encontraron en la Pampa de Junín, la tarde del 6 de agosto de 1824.    

La batalla de Junín 

Apenas ingresaba a la pampa, el ejército patriota, por órdenes de Bolívar, empieza a perseguir a los realistas, quienes emprendieron la huida. Fue la caballería, comandada por el general Mariano Necochea, la que inició el ataque, pero tuvo problemas por el terreno y su ubicación. Y esto favoreció a los españoles, cuya caballería contraatacó de una mejor manera.

En un determinado momento, el ejército americano estaba sufriendo ante la embestida de los realistas, resistiendo en un inicio, pero siendo perseguida después. Sin embargo, el primer escuadrón del regimiento Húsares del Perú (después llamados Húsares de Junín), comandado por el teniente coronel argentino Manuel Isidoro Suárez y ayudado por el teniente José Andrés Rázuri, irrumpen a espaldas de los españoles. Ante esto, el resto de los patriotas inicialmente en desventaja arremetieron, logrando la victoria con puro combate con sable (espada de uso común en aquella época).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here