Un día como hoy nació del poeta y prócer de la independencia Mariano Melgar

Poeta y prócer de la independencia arequipeño, Mariano Melgar / (Foto: Casa de la Literatura Peruana)

En agosto, se celebra un año más del natalicio de uno de los difusores más importantes del yaraví arequipeño. 

Mariano Melgar es uno de los poetas más recordados de la literatura peruana, así como también uno de los héroes de la independencia del Perú. Se encargó de difundir los yaravíes de su natal Arequipa, ciudad que actualmente lo considera como su máximo héroe.
Formación.

Mariano Lorenzo Melgar Valdivieso nació en agosto de 1790, posiblemente el día 10 o 12. Su partida de bautismo, la cual data del 12 de agosto de 1790, no indica fecha de nacimiento, por lo que se deduce que posiblemente nació ese día. Sin embargo, en esa época, el bautizado recibía el nombre del santo del día de su nacimiento, y el 10 era el de San Lorenzo.

Melgar nació en el seno de una familia de clase media baja conservadora, la cual presionaba en los estudios a sus hijos. Esto último, típico de los hogares que quieren progresar socialmente y que extienden esta ambición a las actividades de sus hijos, incluso imponiéndoles su voluntad. El futuro poeta y prócer mostró desde muy joven aptitudes para el estudio, pues se dice que a los ocho años ya dominaba el latín (idioma que formaba parte de las currículas escolares por aquel entonces).

Sus padres querían que fuese religioso, por lo cual lo matricularon en el seminario de San Jerónimo de la ciudad de Arequipa, en 1798, cuando tenía solo 7 años. Es allí donde la vida conservadora del joven Mariano Melgar cambia, debido a que la escuela de formación religiosa estaba regentada por Pedro José Chávez de la Rosa, en ese entonces obispo de la ciudad. Es esta autoridad eclesiástica quien influye en sus ideas liberales, tanto en Melgar como en otros jóvenes arequipeños de su época, también estudiantes, como Francisco Javier de Luna Pizarro (futuro arzobispo de Lima y presidente del Congreso peruano), José María Corbacho, Benito Laso, Mariano José de Arce, entre otros, quienes también pasarían a la historia como precursores de la independencia del Perú. Siendo muy joven, se encargó de la enseñanza de Filosofía dentro de esta casa de estudios religiosos.
El literato.

Como literato destaca por sus poemas, siendo más conocidos los de corte romántico: “Elegías”, “Sonetos”, “Rimas provenzales” y el más importante “Carta a Silvia”, dedicado al famoso amor de su vida, María de los Santos Corrales, nombrada por Melgar como “Silvia”, quien no correspondió a sus sentimientos. Sin embargo, también tuvo otras obras, dentro de cualquier tipo de literatura, como poesía filosófica, traducciones y fábulas con crítica política y social que incluso trataban temas de racismo hacia el indio por entonces oprimido.

Hay que destacar, por último, otros dos tipos de literatura tan destacados como los de romance. Uno, son los yaravíes, que son composiciones de simple literatura que tratan temas de amor y dolor, cantados y también acompañados con instrumentos musicales de cuerda. Por último, resalta su poesía libertaria, de influencia liberal y democrática, lado literario que acompaña a su perfil de prócer de la independencia, pero que irónicamente no es tan conocido, con escritos como “Oda a la Libertad” y elogios al también prócer José Baquíjano y Carrillo por haber sido nombrado como Consejero de Estado de la España liberal e igualitaria de la Constitución de 1812.

Lucha por la independencia

Recreación de la Batalla de Umachiri, donde peleó Melgar por la independencia / (Foto: TV Perú)

En 1810, Melgar rechaza el hábito religioso tras años de estudio en el seminario y continúa como laico, indignando a su familia. Melgar pertenecía a los sectores sociales conservadores de Arequipa, ciudad que política y socialmente hasta ahora está muy influenciada por el pensamiento de estos grupos, a la par del también perfil revolucionario que tiene esta urbe. Más bien, el joven poeta dedicó sus estudios a la carrera de Derecho, viajando a Lima en 1813, para graduarse. 

En 1814, estalló en Cusco la revolución de sus autoridades locales, Mateo García Pumacahua y los hermanos Angulo, trasladándose hacia Arequipa. Melgar, quien se encontraba en Majes, provincia arequipeña de Caylloma, donde se estaba recuperando de una fiebre, decidió enrolarse dentro de las filas de los rebeldes cusqueños en Chiquibamba, provincia de Condesuyos, también en la región Arequipa. Entre los rebeldes arequipeños se encontraban sus viejos amigos del seminario, Mariano José de Arce y José María Corbacho. Pero estos jóvenes próceres conformaban lo que podría llamarse una “contracultura”, debido a que Arequipa era una ciudad favorable al dominio español, por lo que entonces, se estuvieron rebelando contra un establishment conservador.

Sin embargo, como todo levantamiento emancipador anterior a la llegada del general argentino José de San Martín al Perú, la revolución de 1814 fracasa rotundamente, y sus líderes fueron apresados y muchos de ellos ejecutados. Durante la batalla de Umachiri, librado en la región Puno, el 12 de marzo de 1815, Melgar, quien se encontraba como auditor de guerra y comandante de la artillería, es capturado por los realistas. Al día siguiente, es fusilado, cuando solo tenía 24 años. A pesar de no se un prócer tan reconocido como Túpac Amaru II, recibió homenajes importantes, tanto en su natal Arequipa como en otras localidades, como Lima y Puno (cuya provincia, donde se libró la batalla de Umachiri, recibe su apellido como nombre).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here